Primera etapa de la ruta ciclista del Danubio: de Passau a Schlögen

En la primera etapa de la ruta ciclista en su parte por Austria vamos desde la ciudad alemana de Passau, en la frontera entre Alemania y Austria y Schlögen.
Como os hemos comentado, en el mismo Passau hay varias empresas de alquiler de bicicletas.

La mejor opción para esta etapa es ir por el lado Norte, donde vamos todo el rato por vía ciclista. Salimos por Passau cruzando el puente que nos lleva al lado norte, y desde allí no tendrá pérdida hasta llegar a Schlögen. Justo a nuestra llegada encontramos un pequeño barco que nos cruza el río para pasar al lado sur.

En esta etapa de la ruta nosotros hicimos un par de salidas: para subir al castillo de Marsbach y al mirador de Schlögen.

La etapa es bastante asequible, todo el rato con una pendiente moderada hacia abajo (salvo las dos salidas al castillo y al mirador que hicimos), y asfaltada. Aun así son 58 kilómetros, que se hacen fácilmente pero pueden pesar para ser un primer día.

Salimos pues desde Passau. Passau es una ciudad muy bonita, con bonitos monumentos y calles. Allí se juntan 3 ríos: el Danubio, el Eno y el Ilz. Es una ciudad en la que vale la pena hacer una parada para pasear por sus calles y descubrirla. En Passau tenemos también todo tipo de servicios y tiendas, en caso de que nos faltara cualquier cosa de última hora para el viaje lo podremos encontrar aquí.

En la salida de Passau encontramos un puente que nos lleva al cauce norte, por el que seguiremos todo el camino. La primera parte, justo en la salida de la ciudad, a los ciclistas nos hacen ir por un carril bici-acera al lado de la carretera. Enseguida este carril bici se separa un poquito de la carretera y empezamos a ir al lado del río. Enseguida llegamos a la primera estatua de sirena (veremos un par de sirenas más adelante), donde vemos el mapa con información de la ruta completa.



Al final de nuestra etapa llegamos a la zona de Schlögen, donde podremos disfrutar de los mejores paisajes de toda la ruta. Al llegar allí, si vamos por el cauce norte deberemos cruzar el río con el barquito, para pasar a la zona sur.

Allí mismo es donde comienza la zona del meandro, un paisaje realmente espectacular que no os podéis perder: es una de las visitas obligatorias de este viaje.
Una vez que cruzamos el río con el barquito llegamos a Schlögen, que es un pequeño pueblo que consta básicamente de un gran hotel y un par de casitas más. Dejamos las bicis en el aparcabicis del hotel (si os alojáis allí podéis dejarla dentro, pero sino hay aparcamientos de bici en la calle). Un poquito más arriba del hotel veremos señalizada la senda que indica el mirador.
La senda es cuesta arriba, bastante empinada en algunas zonas, y de tierra. Tenemos unos 20 minutos de subida andando. El bosque es realmente precioso y disfrutamos mucho de la subida. Una vez pasada la zona más empinada, sigue un poquito más con menos pendiente y enseguida estaremos en el precioso mirador. La vista desde aquí es espectacular. Este paisaje es el más famoso de la ruta y la foto desde ese punto es la más impresionante de todo el viaje. Ahora bien, eso es si tenéis suerte y está despejado o por lo menos no hay demasiada niebla.

Aquí termina nuestra primera etapa de la ruta. Ahora toca recuperar fuerzas y prepararnos ¡mañana tenemos una etapa muy especial!

Enlaces relacionados:


No hay comentarios:

Publicar un comentario